Boda de Eduardo y Raquel, el 4 de julio 2015, en Tordesillas. Valladolid

Este sábado pasado, estuvimos en Tordesillas realizando el reportaje de boda de Eduardo y Raquel, a quienes ya conocéis, pues pusimos las fotos de su preboda la semana pasada, en este mismo blog.

Vivimos un día muy bonito, divertido y emocionante. Empezamos en el Parador de Tordesillas. En la habitación nos estaba esperando Eduardo, estaba tranquilo, tan sólo una queja: había dormido poco. Claro con sus amigos aquí, la noche se había alargado más de la cuenta…pero como siempre, educado y agradable, incluso ya nos había colocado su traje de gala y complementos. La habitación es amplia, así pudimos trabajar cómodamente y sacar unas bonitas instantáneas de Eduardo con su familia.

Después en casa de Raquel, seguimos con el ambiente familiar y festivo. LLena de cosas bonitas, nos insistió que no nos olvidáramos de fotografiar la medalla en memoria de su abuela paterna. Por cierto, su otra abuela, llego guapísima y bien contenta para la boda de su nieta.

 

La iglesia de Santa María de Tordesillas, es monumental. Antes de entrar la gente estaba ya a la sombra, resguardandose del sol, pues quería ser también protagonista. Eduardo estuvo saludando a sus invitados y entró para recibir a Raquel en el altar. La novia llegó en una Espace Initiale, nueva, preciosa y de la mano de su padre entraron en la Iglesia, entre las sonrisas, vítores y piropos de familiares y amigos.

El sacerdote, simpático y cercano, celebró de forma breve y amena la eucaristía y el sacramento del matrimonio. También la ceremonia estuvo  amenizada por la música de un cuarteto, que interpretó conocidas bandas sonoras de película. Después de firmar el acta matrimonial por los contrayentes, padrinos, testigos y el tío mayor de la novia que no quiso perdérselo y ser de los primeros en felicitar a los novios, salimos de la impresionante sacristía, para ver como los novios eran recibidos a la salida de la iglesia, por un no menos impresionante paseo de sables. El padre, hermano y otros compañeros de Eduardo, hicieron los honores a la pareja a la salida de la Iglesia, en un momento inolvidable.

El reportaje trascurrió por el mismo pueblo, para empezar llegamos andando a la plaza mayor y de allí al convento de las claras y después la tradicional foto en la playa con la vista del pueblo tordesillano de fondo. Se nos echaba el tiempo encima, así que las fotos del reportaje y el vídeo, hecho por nuestros compañeros de Dúo producciones, tuvieron que ser lo más ágil posible.

 

 

La entrada el cóctel fue espectacular, tras recorrer una alfombra roja, aplaudidos por ambas partes del pasillo por los invitados, los novios se dieron un beso de película. El entorno del coctel en el Parador de Tordesillas, a la sombra de los pinos, fue muy bonito y agradable.

La comida trascurrió con alegre normalidad, hasta el corte de la tarta, después, se sucedieron los momentos divertidos como una tuna improvisada y muy numerosa. Los respectivos cortes de calzoncillos y liga. Los regalos a los novios, y de los novios a padres, hermanos, abuelos y amigos…En definitiva, Raquel y Eduardo, enhorabuena por vuestra boda. ¡Os deseamos lo mejor!

Os dejamos, de momento a la espera de vuestro álbum, unas fotos para que recordéis un día tan bonito y especial para vosotros.

¡Gracias por confiar en nosotros!.