COMUNIÓN DE ÁLVARO

Os presentamos con cariño y “orgullo” de padres unas fotos de comunión de un cliente muy especial, nuestro hijo Álvaro.

Realizamos el reportaje de comunión como solemos hacer normalmente unas fotos dentro del estudio y otras en exteriores. Al principio sentía la extraña sensación de mezclar trabajo y familia, es decir, estar trabajando con los que a diario hablo, como, amo… pero enseguida me dije: “vamos Roberto, disfruta como haces siempre”. Captamos su mirada serena, sus gestos naturales, su bonita sonrisa, sus aficiones como la lectura y el ajedrez. La ciudad en la que vive, los paisajes de su tierra: Castilla. Y como no, también a su familia, en especial a su hermano Pablo. En definitiva que intentamos personalizar el reportaje como siempre animamos a nuestros clientes.

Hicimos dos sesiones como observaréis en las fotos, yo no quería que en mi caso se cumpliera el dicho: “En casa del herrero cuchillo de palo”. Álvaro paciente se puso el traje dos veces lo cual es de agradecer pues así tiene un reportaje más variado con fotos de ciudad, otras de campo, unas con día cubierto, otras con sol… Yo quería aparecer en alguna, para que se viera que el chico tiene padre y la ocasión se presento rodada cuando el compañero de Pasaje Fotógrafos se ofreció para hacernos unas fotos a todos juntos. ¡Muchas gracias compañero!.

Álvaro es todavía un niño, le gusta jugar al balón, es forofo del Barça de Mesi, le gustan los cromos y la peonza…¿os suena todo esto verdad?. Se esfuerza en girar la peonza, cuerda que es camino, puerta entreabierta a las preguntas, la vitalidad, la fuerza de un chaval que se aproxima despacio al final de la niñez y al principio de la adolescencia, donde todo está por estrenar y descubrir. En este camino hijo no estás sólo, te acompaña tu familia, tus profesores, déjate enseñar, aprende. Jesús al que acabas de decir que quieres ser su amigo es tu mejor maestro. Como recordaras de una de tus pelis preferidas Narnia lo más importante es tener Fe. ¡Ánimo Álvaro!, ¡adelante!, eres un “tío majete”.

PD: La última foto, que somos nosotros, sus padres, nos la hizo Álvaro. No está mal ¿verdad ?, seguiremos practicando, nunca se sabe…