Boda de Óscar y Vanessa, el 25 de julio de 2015, en Cigales, Valladolid

Aquella tarde de julio fue muy buena, pues las temperaturas eran más suaves que los días anteriores. Y luego Óscar y Vanessa son tan majos que nos hicieron pasar una de las bodas más agradables y bonitas del año.

Óscar y su familia, ya nos estaban esperando en su espaciosa casa de Cigales. Su madre y sus hermanos le ayudaron con la puesta a punto de gemelos, corbata, chaleco… y demás complementos del traje. Todos estaban muy elegantes.

Por su parte Vanessa estaba algo más nerviosa pero sin perder la bondad y la simpatía que la caracteriza. El vestido, precioso. El recogido, elegante. Terminaron de colocarla el velo…Todo perfecto. LLegaron a casa, dos de sus mejores amigas que iban a ejercer de damas de honor y Vanessa las regalo un bonito distintivo en la muñeca para la ocasión.

Óscar decidió ir andando a la iglesia y esperar dentro de la Iglesia de Santiago a la novia. Vanessa llego en coche acompañado por su padre y sus damas de honor que con diligencia la ayudaron a subir las escaleras y la colocaron el vestido y el velo. Con alegría entro Vanessa del brazo de su padre en el espacioso templo, acompañados por las miradas de asombro de los invitados y la música de un cuarteto clásico. La ceremonia fue muy bonita y participativa, pues sus amigos se encargaron de preparar las moniciones, las peticiones y las ofrendas. En el momento de las ofrendas Óscar y Vanessa ofrecieron el pan y el vino para la eucaristía. Como hemos dicho en una iglesia espectacular y con una luz al atardecer que entraba por la puerta y el ventanal iluminándolo todo.

A la salida, los novios querían hacerse una foto con todos los invitados de la boda y las escaleras de la iglesia fue el sitio idóneo para ello.

Después nos acercamos a la ermita y alrededores para realizar las fotos de su reportaje. Aprovechamos un citroen amarillo, el dos caballos de toda la vida, este era descapotable así que dio mucho juego y resaltó la alegría de la pareja. Luego el camino, las viñas, las alpacas,… también nos sirvieron para ir sacando unas bonitas fotos. Tampoco se trataba de hacer un reportaje muy extenso pues teníamos una postboda pendiente, que ya os enseñamos en este blog, y nos permitía tener la tranquilidad y el tiempo para disfrutar del cóctel y de los invitados en el restaurante el Hueco.

En la sala del restaurante siguió la fiesta y no faltaron las sorpresas y los regalos. Óscar y Vanessa estuvieron muy atentos con sus invitados y tuvieron un cariñoso detalle con todos pero con algunos especialmente. Empezando por sus padres, con los los que cumplían años, con la hermana de Óscar y las amigas de Vanessa. Una pareja especial que supo ser agradecida con sus invitados y que para terminar les brindaron una coreografía para abrir el baile.