Boda de Inés y Javier

El hotel AC Palacio de Santa Ana de Valladolid, se llenó de fiesta y se vistió de alegría el 2 de julio, para ser testigo del enlace entre Inés y Javier. Nosotros llegamos pronto para ver el espacio reservado para la ceremonia y nos quedamos asombrados de lo bonito y espectacular del lugar.

Poco a poco fueron llegando los invitados y Javier no se hizo esperar. Bajo de su habitación y pronto se encontró con Maite, su madrina. Los invitados ya  disfrutaban saludándose en el precioso claustro del hotel.

Inés hizo lo propio, y al final apareció radiante acompañada de su padre, sus primas y sus inseparables “Beas”. Todo el mundo esperaba ya que bajase las famosas escaleras que dan al jardín para iniciar la ceremonia. Fue recibida con la expectación que un acontecimiento como este se merecía: hubo aplusos, fotos, besos y todo el mundo le regalaba sus sonrisas al pasar. El encuentro con Javier fue muy, pero que muy emotivo.

La ceremonia la dirigió Raquel, Alcaldesa de Olivares y prima de Inés. La primera intervención fue de Miriam, hermana de la novia que les dedicó unas maravillosas palabras. Después Alejandro amigo del novio, de forma entrañable nos presento más íntimamente a su querido amigo. Por último y por sorpresa, las amigas de la novia todavía le tenían reservada una intervención. En todos estos momentos los novios estuvieron muy emocionados, e Inés en concreto, tenía que esforzarse por contener las lagrimas.

El momento culminante llegó con el consentimiento, que sellaron con un beso de película y  el intercambio de alianzas. Luego se fundieron en un abrazo con sus padres y se dispusieron para hacer el camino de vuelta de la alfombra roja, pero esta vez juntos y admirados por todos.

Las fotos del reportaje las hicimos allí mismo, en el jardín del citado hotel. Salieron de forma fácil y natural pues los novios no querían fotos muy forzadas ni posadas. Ya les hicimos un reportaje de pareja o preboda en este mismo estilo.

Rápidamente fuimos al cóctel para disfrutar ahora sí, de la familia y amigos. Hicimos un montón de fotos espontáneas y simpáticas, pues todo el mundo se encontraba alegre y participativo. Disfrutando como lo hicimos nosotros, de la felicidad de Inés y Javier