Boda de Jonathan y Cristina

En el pasado mes de junio tuvimos la suerte de realizar el reportaje de Jonathan y Cristina. Esta pareja con sus dos hijos celebraron su enlace en la ermita de Laguna de Duero y luego tanto ellos como sus familiares y amigos lo siguieron celebrando en el Mesón Teodoro de Valdestillas en el mismo Valladolid.

El día prometía ser caluroso, ya en el Hotel Duero, de la localidad de Laguna antes citada, haciendo las fotografías de Jonathan, supimos que íbamos a pasar calor. Pero a nosotros el calor nos gusta, así que sin problemas. Jonathan estaba con los nervios propios del día de su boda, acompañado por su hijo Assier y su madre.

En casa de Cristina, todo pasó rapidísimo, la novia guapísima con un vestido que le estaba espléndido, acompañada de su hija Aitana, padres y hermanos.

La gente esperaba impaciente la subida de las escaleras de la ermita de Laguna de los novios, ambos llegaron por separado, como manda la tradición: primero Jonathan que entró en la ermita antes que llegase Cristina. Acompañada por su familia y recibida con gran alboroto por sus amigos, que la debieron de ver radiante como hemos dicho y escribimos por segunda vez.

La ceremonia presidida por un “bonachón” párroco de la localidad Lagunense discurrió con normalidad, aún así, destacamos dos momentos: uno divertido pues a Jonathan se le resistió el anillo a la hora de ponérselo a Cristina, y otro entrañable cuando su hijo leyó durante la ceremonia una de las peticiones, de una manera brillante.

El reportaje de los novios después de las enhorabuenas, quisimos realizar lo cerca del restaurante y debido al calor sofocante, en el menor tiempo posible, pues Jonathan iba más que forrado, con su festivo atuendo y era el que peor lo estaba pasando. Nos entretuvimos  poco para estas fotos, cerca de la playa de río del pueblo de Valdestillas, en el puente antiguo y en la bonita estación del municipo.

Llegamos pronto al coctel en los jardines del restaurante-mesón Teodoro y los novios pudieron refrescarse, coger fuerzas y empezar a disfrutar de lo lindo con sus amigos. Y sus amigos de ellos, pues estaban magníficos y con esta creo que ya lo he dicho por tercera vez.