Postboda de Óscar y Vanessa en Liencres, Santander

Nos despedimos de esta pareja el día de su boda, el sábado pasado día 25, emplazandonos para hacer las fotos de postboda en Santander, el miercoles 29. Javier el compañero de Dúoproducciones que les ha hecho el reportaje de vídeo, aposto por la playa de Arnía, en Liencres, Santander. Todo un acierto. Pero las previsiones del tiempo, cambiaron y con buen criterio lo adelantamos al martes. ¡Qué suerte tuvimos, nos hizo un día precioso! y evitamos las tormentas del día siguiente. Vivan las previsiones metereológicas que nos permiten hasta preveer la marea y escoger la mejor hora del día. Nosotros quedamos a las 10:00 de la mañana y todos fuimos muy puntuales.

Óscar y Vanessa vinieron con la sonrisa puesta y eso facilita mucho las cosas. Ademas pudieron cambiarse allí mismo en Santander, en casa de unos tios que precisamente les acompañaron en la sesión y nos ayudaron en todo lo que pudieron. Así las cosas con todo a nuestro favor: el día perfecto, la playa preciosa, y Óscar y Vanessa dispuestos a disfrutar… sólo teníamos que aprovechar todo ese viento a favor y sacarle el máximo partido.

La playa de Arnía, tiene un paisaje único, con distintos tipos de rocas y acantilados. Empezamos por hacer unas tomas con los novios subidos a una pequeña colina sacando el paisaje desde lo alto. Y antes de bajar a la zona de la playa más propia para el baño, hicimos varias fotos encuadrando el paisaje que caía a nuestra izquierda. Una gran  plataforma rocosa por la abrasión del mar, que la bajamar mostraba espectacular, a nuestros ojos y a nuestras cámaras.

Después de haber sacado partido a ese montículo, continuamos en las paredes rocosas, ya en la playa propiamente dicha, pues nos llamaron la atención sus cortes y texturas. Durante todo este tiempo, no dejaban sorprendernos los farallones  que estaban frente a la playa y que si para los geólogos tienen gran interés para nosotros también, pero más bien fotográfico, pues nos sirvieron de fondo en nuestras fotos.

Acabamos pisando la arena dorada y fina de su playa y como no, adentrándonos en el agua. El oleaje moderado no nos permitió hacer mucho más, pero lo suficiente para traernos un recuerdo inolvidable y justo a tiempo, pues la gente ya empezaba a acudir a la cita de un día de playa espléndido.

Espero que para vosotros, Óscar y Vanessa, también fuese un día inolvidable, ahí quedan estas fotos que espero que os gusten.